Cambios en la distribución del empleo

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por ( Doctor en Filosofía, licenciado en Sociología y miembro del Col·lectiu CMES)
    Diciembre 2016

    El modelo energético está ligado a asuntos tan importantes como la alimentación, el comercio y el empleo. Este artículo quiere llamar la atención sobre ello e invitar a una reflexión.

    ILUSTRACIÓN: PEDRO STRUKELJ

    Hasta hace un par de siglos las sociedades humanas usaban fuentes de energía renovables de origen solar: fuerza muscular humana y animal, leña, viento y corrientes de agua. Una gran parte de sus materiales eran biológicos (madera, fibras vegetales, pieles animales) y los de naturaleza mineral se usaban con parsimonia y se extraían de lugares próximos (piedra, barro, arena, minerales metálicos). En conjunto, estos elementos configuraban una economía local y circular, en la que los residuos eran recuperados para la producción humana como recursos o volvían al medio natural sin problemas graves, al no experimentar los materiales usados grandes transformaciones químicas.

    Con el paso al modelo fosilista, que se inaugura poco antes de 1800, cambian muchas...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.