La economía, desmitificada

  • 1 Diciembre, 2016

    Oncle Bernard, l’anti-leçon d’économie es la entrevista que Richard Brouillette realizó a Bernard Maris, director adjunto y accionista minoritario de Charlie Hebdo, en el año 2000 para el documental El cerco. Democracia en las redes de neoliberalismo. 

    Bernard Maris

    El economista y periodista Bernard Maris (conocido como Tío Bernard) murió en el atentado que la revista Charlie Hebdo, de París, sufrió el 7 de enero de 2015. El director de cine y productor canadiense Richard Brouillette, admirador de los escritos de Maris –a quien considera un humanista del nivel de Anatole France y Michel de Montaigne– en la revista parisina, quiso homenajearle meses después de su fallecimiento con la difusión del documental Oncle Bernard, l’anti-leçon d’économie. El film muestra la entrevista que Brouillette hizo a Maris en la redacción de Charlie Hebdo, que duró tres horas, pero de la cual sólo se filmaron 79 minutos.

    Brouillette ha querido mostrar la entrevista en bruto; es decir, que aparece tal como fue rodada: la filmación se detiene cada vez que se debe cambiar la bobina, aunque el sonido se sigue percibiendo, de modo que se oyen las voces de los miembros del rodaje y la del propio Maris mientras la pantalla está en negro. Se ha querido así insistir en la espontaneidad de la entrevista.

    En ella, el Tío Bernard va dando una verdadera lección de economía o, como indica el título del film, de antieconomía. La globalización, el ahorro, los productos derivados, la Bolsa, la flexibilidad, la “nueva economía”, entre otros aspectos, son analizados por el economista, quien desmitifica muchas “verdades absolutas”. Todo ello explicado con una elocuencia y erudición admirables, desprovistas por completo de cualquier tipo de engolamiento. 

    La entrevista empieza con una pregunta sobre el pensamiento único, el dogma liberal. A partir de aquí, Maris va desvelando las trampas y mentiras que el capitalismo oculta acerca de cuestiones relativas a la economía. Pone de relieve la opacidad de algunos aspectos de aquélla; por ejemplo, la Bolsa, en la que cuenta mucho que algunos inversores posean información privilegiada. 

     

    “VERDADES ABSOLUTAS” CUESTIONADAS

    Maris niega la “verdad absoluta” de que la inflación es perjudicial para la economía y que deben reducirse los salarios para detenerla, y razona que cuando la inflación desaparece, las desigualdades permanecen, las diferencias entre el Norte y el Sur se acentúan, así como las que existen entre una élite y el resto de la población, pero pese a ello a nadie se le permite decir que está a favor de la inflación. Él sí manifiesta que ésta genera prosperidad. 

    Cuando se refiere a las empresas, distingue entre riqueza y valor y explica que las compañías generan este último, pero no la primera. El paro, agrega, también produce valor porque cuando crece, los salarios descienden.

    En su fustigamiento de las afirmaciones que a fuerza de repetirse pueden llegar a parecer verdaderas pese a no serlo, incluye las estadísticas, que, en su opinión, sirven para ocultar la realidad. Pone el ejemplo del paro en Estados Unidos, del que en aquel momento se indicaba que era muy inferior al de Europa, pero Maris afirma que no era así.

    Considera que los fondos de pensiones son una estafa porque se indica que son imprescindibles para la vejez de los trabajadores aunque el Estado en ningún momento dejará de pagar las pensiones de jubilación. En cambio, estos fondos son un vehículo para el enriquecimiento de las empresas aseguradoras.

    Critica la teoría de la mano invisible de Adam Smith, de la que dice que no funciona porque en la historia la acción militar contra cualquier país ha precedido siempre al comercio.

    Este documental se ha proyectado, por ahora, en círculos muy reducidos, pero merece una difusión amplia. 

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario