Cuando lo que entra en juego con los datos es la salud