Un debate muy diverso en Europa