LA FOTO DE AGUSTÍ CARBONELL // Contra la corrupción, libros y flores