Riesgo

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Marzo 2017

    Los economistas tienen muy estudiado el concepto de riesgo. Se trata de algo relativamente simple: prever lo que puede ir mal. Hay muchísima gente que se gana la vida inventando algoritmos para calcular qué pasará si fluctúan los tipos de interés y de cambio, si suben o bajan los mercados de valores, si un operador importante resulta insolvente o si hay una restricción súbita en el flujo de crédito. Esas son cosas asumibles. Los riesgos calculables permiten el riesgo calculado. Todos tranquilos.

    Hay un riesgo un poco más puñetero, el soberano. Se refiere a la posibilidad de que un país suspenda pagos. A los inversores no les hace ninguna gracia que la deuda pública se convierta en papel mojado o que no se puedan repatriar beneficios; al ciudadano le hace aún menos gracia que las pensiones queden en el aire y el futuro se oscurezca, pero, en fin, es la vida. Pasa de vez en cuando y seguirá pasando.

    Luego está el riesgo sistémico, que en términos financieros...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.