Gasto energético

  • Por (Colectivo para un nuevo modelo energético y social sostenible)
    Febrero 2017

    Las renovables son competitivas, pero debemos quitarles barreras, desbrozarles el camino regulatorio y apoyarlas en investigación y almacenaje

    Por (Ingeniero industrial y miembro del colectivo CMES*)
    Julio 2016

    ¿Es razonable el uso intensivo de las energías fósiles para la supervivencia de la sociedad moderna?

    Los hombres cobran más que las mujeres, y esa realidad no sólo no se ha reducido durante la crisis, sino que ha aumentado. La brecha en el salario mediano anual entre ambos géneros ha pasado de 4.297,6 a 4.918,7 euros (14% más).

    El bombardeo mediático que pretende convencernos de que estamos saliendo de la crisis no tiene en cuenta el problema clave: la superación de los límites físicos del planeta. No se habla de ello, pero es imposible ignorarlos.

    Ya no podemos mirar hacia otro lado. El cambio climático está aquí. Es hoy. Nunca como en los últimos diez años se habían vivido tiempos tan calurosos. Los períodos de sequía y las lluvias torrenciales comienzan a ser parte de nuestra vida cotidiana. Y eso que los países que más sufren (...)

    La energía es un pilar básico si queremos combatir el cambio climático y la contaminación desde nuestro hogar. Hay alternativas para las empresas tradicionales que obtienen la energía de fuentes no renovables. Desde la más sencilla, asociarnos muy fácilmente por unos 100 euros a una cooperativa de energía renovable (un trámite), hasta instalar paneles solares en casa o usar pellets para la calefacción.

    Siempre es mejor no andar cambiando los electrodomésticos sólo para tener la última tendencia. Parte de la contaminación se genera en la producción. Si no hay más remedio que cambiarlo, es mejor elegir los de mayor eficiencia energética (AA), y darles un uso adecuado. Por ejemplo, el lavavajillas siempre hay que usarlo cuando está lleno.

    El consumo de carnes rojas ha pasado de 44 millones de toneladas mundiales anuales en 1959 a 284 millones en 2009. Cada kilo de carne de vacuno intensivo requiere 20.000 litros de agua y contamina ríos y litorales. No deberíamos comer tanta carne y, de hacerlo, es mejor ecológica. Cuesta más cara, pero en el presupuesto mensual puede no serlo tanto, si se reduce el consumo.