Barcelona Energía, operador eléctrico metropolitano

  • Enero 2019

    PUBLICIDAD

     
    La comercializadora pública de energía más grande de España culmina su lanzamiento al suministrar electricidad de origen renovable también a la metrópolis.
    Toda la energía que comercializará el operador tendrá origen 100% renovable. FOTO: Getty Images
     
    Barcelona Energía, la comercializadora 100% pública de energía eléctrica más grande del Estado, ofrece desde este mes la posibilidad de que los ciudadanos ya puedan contratar el suministro eléctrico de su vivienda con este operador, impulsado por el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y el Ayuntamiento de Barcelona.
    Con este nuevo paso, que permitirá proporcionar servicio hasta un máximo de 20.000 familias, culmina el lanzamiento de este operador metropolitano, que desde el pasado julio suministra energía al Ayuntamiento de Barcelona. Ahora servirá también a la AMB, y a los ciudadanos metropolitanos.
    Transición energética
    La puesta en marcha de este operador era una de las grandes prioridades del AMB dentro de la apuesta por las políticas integrales que favorezcan la transición energética, el ahorro y la eficiencia en la gestión, con los intereses de los ciudadanos —y no del oligopolio energético—, en el centro. Toda la energía que comercializará tendrá un origen 100% renovable, con los certificados que otorga la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).
    Los ciudadanos interesados en ser clientes de Barcelona Energia deben ser residentes de Barcelona o el área metropolitana y tener una potencia contratada para su vivienda habitual inferior a 15 kW. La información completa se encuentra en www.barcelonaenergia.cat y también puede obtenerse por vía presencial, en la calle de la Pau, 3-5 de Sant Adrià de Besòs, y telefónica, llamando al número 900 906 807.
    El nuevo operador no solo tiene como objetivo proveer a las instituciones y comercializar energía renovable, sino también ofrecer servicios complementarios para mejorar en la eficiencia energética y facilitar la capacitación de los ciudadanos y Administraciones para impulsar la autogeneración de energía, en línea con el Plan Clima y Energía 2030, para potenciar el uso de energías limpias en el territorio metropolitano. Estas actuaciones se proponen reducir el 40% de las emisiones de CO2 en el horizonte de 2030, aumentar el uso de energías renovables en un 30% y mejorar la eficiencia energética en otro 30%.
    La primera fase del plan se centra en la instalación de placas fotovoltaicas en edificios de equipamientos públicos —para 2019, un mínimo de ocho— y el impulso de fotolineras laborales, instalaciones fotovoltaicas pensadas para la carga de vehículos eléctricos durante la jornada laboral.
     

    PUBLICIDAD

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario