Estados Unidos, un crecimiento de alto riesgo