Ghosn o el paroxismo

  • Por (Editorialista de Alternatives Économiques y ex presidente de la cooperativa)
    Marzo 2020

    Carlos Ghosn, que nació en Brasil en una familia libanesa y tras realizar brillantes estudios se trasladó a Francia donde desarrolló  su carrera —tiene las tres nacionalidades—,  es un ejemplo paroxístico  de los excesos y los límites del capitalismo globalizado. Los excesos: un sueldo exorbitante y una glorificación de su persona, como si los éxitos solo fueran suyos. Los límites: su expulsión de la dirección de Nissan refleja la permanencia de la especificidad cultural de cada capitalismo. Mientras  que los japoneses toleran  bastante bien las faltas graves de sus directivos siempre y cuando todo se decida colegialmente y respetando las normas, los abusos de bienes sociales y el nepotismo de que se acusa a Goshn han justificado su encarcelamiento. Esto ha descubierto un aspecto de Japón menos seductor y llevado a Ghosn a redescubrir las virtudes de Líbano.

    Equilibrio: El establecimiento de una edad de equilibrio en el proyecto francés de reforma de las pensiones ha provocado la reacción de las organizaciones sindicales favorables a la reforma. Sin embargo, una norma así parece necesaria en un régimen de jubilaciones por puntos. Veamos por qué. Hoy, la edad legal de jubilación en Francia es de 62 años. Pero solo se puede disfrutar de una jubilación total si se han cotizado 167 trimestres. Por eso, tanto numerosos cuadros como muchas mujeres con carreras incompletas tienen que trabajar más allá de los 62 años para tener la jubilación total. Solo a los 67 años esa reducción desaparece para todos. Los futuros pensionistas se ven obligados a trabajar hasta una determinada edad para garantizar el equilibrio del sistema, pues el coste de las pensiones depende del tiempo medio del que los jubilados se van a beneficiar. En un sistema por puntos, que a priori no implica condicionamientos de tiempo de cotización, ese papel puede desempeñarlo el fijar una edad por debajo de la cual se aplica una reducción sobre el valor de los puntos en caso de jubilación anticipada e inversamente en el caso de una jubilación posterior a esa edad. Pero el Gobierno francés quería, además, introducir ese principio de edad pivote de 64 años a muy corto plazo, es decir, en el marco del régimen actual. Ello habría golpeado de lleno a todos los que ya han cotizado los 167 trimestres a los 62 años. Si fijar una edad de equilibrio parece necesario en un sistema por puntos, es profundamente injusta si no va unida a medidas para aquellos que han tenido una larga vida laboral o ejercido oficios peligrosos. ¿Obtendrá el sindicato CFDT las contrapartidas que pide teniendo en cuenta los retrocesos impuestos por el Gobierno sobre el seguro de desempleo o la denominada cuenta de peligrosidad, en la que los asalariados que realizan trabajos peligrosos acumulan puntos que les dan ventajas como la posibilidad de una jubilación anticipada?

    Mercado: Cae el número de candidatos a las oposiciones de enseñanza secundaria en Francia. En el caso de  Ciencias Económicas y Sociales, la caída ha sido brutal,  ya que el número de aspirantes ha bajado el 22%. Ello se explica por factores generales relacionados con las condiciones laborales y los sueldos ,que hacen menos atractiva la profesión de enseñante, aparte de las inseguridades nacidas de la reforma de la enseñanza secundaria. Pero también podemos preguntarnos si las ganas de enseñar Ciencias Económicas y Sociales no se ha visto impactada por las recientes reformas de los programas que rebajan el carácter transdisciplinario y la dimensión de la formación ciudadana a favor del aprendizaje de mecanismos económicos desconectados de la realidad. ¿Una sanción del mercado?

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario