Los monstruos del clima

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Octubre 2019

    Los accidentes climáticos producen monstruos. Eso puede demostrarse con unas pocas líneas.
    En abril de 1815 el volcán Tambora, situado en la actual Indonesia, reventó literalmente: fue la mayor erupción en casi 20 siglos. Las cenizas que arrojó hacia los niveles altos de la atmósfera circularon en torno al planeta, lo protegieron del Sol e hicieron que 1816 fuera el famoso año sin verano. Nevó en junio (Boston y Copenhague), heló en julio y agosto (Massachusetts) y una niebla espesa, interrumpida ocasionalmente por lluvias gélidas, cubrió Europa. Un grupo de ingleses que pasaba sus vacaciones en Suiza (Lord Byron, Percy Shelley, su esposa Mary Shelley y el doctor John William Polidori, entre otros), encerrados en casa por el mal tiempo, decidieron celebrar un concurso de relatos de terror. Mary Shelley ideó su historia Frankenstein o el moderno Prometeo y Lord Byron redactó algo inconcluso llamado Un fragmento, que el doctor Polidori desarrolló en el cuento El...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario