Los monstruos del clima

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Octubre 2019

    Los accidentes climáticos producen monstruos. Eso puede demostrarse con unas pocas líneas.
    En abril de 1815 el volcán Tambora, situado en la actual Indonesia, reventó literalmente: fue la mayor erupción en casi 20 siglos. Las cenizas que arrojó hacia los niveles altos de la atmósfera circularon en torno al planeta, lo protegieron del Sol e hicieron que 1816 fuera el famoso año sin verano. Nevó en junio (Boston y Copenhague), heló en julio y agosto (Massachusetts) y una niebla espesa, interrumpida ocasionalmente por lluvias gélidas, cubrió Europa. Un grupo de ingleses que pasaba sus vacaciones en Suiza (Lord Byron, Percy Shelley, su esposa Mary Shelley y el doctor John William Polidori, entre otros), encerrados en casa por el mal tiempo, decidieron celebrar un concurso de relatos de terror. Mary Shelley ideó su historia Frankenstein o el moderno Prometeo y Lord Byron redactó algo inconcluso llamado Un fragmento, que el doctor Polidori desarrolló en el cuento El...

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario