Brasil, frenazo en seco