El Reino Unido vuelve a crecer a golpe de crédito