Energía nuclear: cara y peligrosa

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Editorialista de Alternatives Économiques y ex presidente de la cooperativa)
    Marzo 2013

    Editorialista de Alternatives Économiques y ex Presidente de la cooperativa

    HOLLANDE  François Hollande no ha parado de repetir estos últimos meses que lo más duro estaba ya a nuestras espaldas. Que la crisis del euro había sido superada. Que se habían adoptado iniciativas a escala europea para impulsar el crecimiento. Un optimismo forzado para restablecer la confianza. Salvo que a fuerza de exagerar, el presidente terminará por tomar el puesto del encantado del belén. La frontera se ha cruzado con el infeliz compromiso alcanzado el pasado mes en el presupuesto de la UE, presentado por el jefe de Estado como un éxito. Difícilmente se puede ir más lejos en la negación de la realidad: no sólo se reduce el presupuesto, sino que el espectáculo dado por los líderes europeos ha sido muy triste. David Cameron ha luchado por su descuento, Angela Merkel por sus länder del Este, François Hollande por sus agricultores… y el interés europeo ha caído en el olvido. Claro...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.