Cultura

  • La cultura puede ser una herramienta para concienciar a la población de la necesidad de actuar ya para salvar el planeta.  Poco a poco, todas las manifestaciones culturales han ido integrando prácticas respetuosas con el medio ambiente. Los ciudadanos pueden echar una mano con actos tan sencillos como compartir un  libro, ir a cenar a un restaurante o asistir a un festival de música.

    Educación y cultura van de la mano, y las herramientas globales de comunicación ayudan a difundir el conocimiento de expresiones culturales locales. He aquí un ejemplo:  500 profesores de distintos países han pedido a sus alumnos que, como fuente de aprendizaje, no duden en utilizar la videoteca de Global Life Project (...)

    Entre un teatro pensado solo como entretenimiento y otro que quiere ser motor del cambio social hay una enorme escala de grises. Sin embargo, los teatros comerciales basculan casi siempre alrededor de la primera opción y casi sin grises. Nuevas iniciativas aspiran a consolidar espacios también para quienes desean recuperar una visión del teatro como herramienta para el cambio, conectada con las múltiples mareas que recorren la sociedad.

    La caída brutal de la venta de libros por la crisis tiene consecuencias también en las librerías: sus ingresos dependen de manera creciente de los best-sellers, las grandes apuestas de las multinacionales, que  acaban apartando de la estantería los libros de editoriales independientes. Ello explica el auge de nuevas librerías promovidas por asociaciones y cooperativas, donde lo difícil es encontrar el best-seller.

    Páginas