¿Hay que temer la deflación?