Es hora de decir que sí hay alternativas