LA FOTO DE AGUSTÍ CARBONELL // Los preferentistas, colgados