La cara oscura del capital erótico. Capitalización del cuerpo y trastornos alimentarios // Contratos corporales