Moral y céntimos

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Enero 2017

    La religión y su alternativa laica, la moral (que viene a ser una religión desprovista de rango apocalíptico), son fundamentales en algo tan prosaico como la economía. A estas alturas sabemos ya que Max Weber tenía razón en general y que el capitalismo moderno es fruto de la reforma protestante. Primero, por razones estratégicas: en una doctrina basada en la predestinación, la riqueza se consideraba una señal de favor divino; por tanto, acumular dinero era lo mismo que comprar un billete al paraíso. Segundo, por razones tácticas: dado de que exhibir la riqueza era pecado, y que hacer obras de caridad resultaba contraproducente porque favorecía el pecado de la mendicidad ociosa, la mejor opción era reinvertir.

    Las cosas no han cambiado mucho. Seguimos mezclando la ética y el céntimo. En Alemania, y no sólo en Alemania, los tecnócratas del dinero público consideran que la crisis griega y, en general, de la Europa mediterránea tiene raíces pecaminosas. La sensatez...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.