Isidre Ambrós

  • Publicaciones del autor

    Con sus luces y sombras, China va un par de meses por delante en la salida de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, razón por la cual los resultados económicos que registró la segunda economía del planeta en el primer trimestre del año constituyen un serio aviso para los países europeos y Estados Unidos, que aún se hallan inmersos en la lucha por controlar el número de contagios y fallecimientos provocados por el coronavirus. 

    El brote epidémico paraliza China, la fábrica del mundo, y añade grandes incertidumbres a la economía global.

    Futuro: El Gobierno del gigante asiático proyecta que Shanghái y Shenzhen sean las referencias para el desarrollo económico del resto del país.

    Aniversario: Las autoridades chinas, orgullosas de los éxitos desde la refundación del país en 1949 y preocupadas por  la desaceleración.

    Equilibrio: Pekín trata de resolver la crisis de la antigua colonia británica sin perjudicar la imagen del centro financiero y sus aspiraciones de anexionarse Taiwán.

    Proyección: Pekín convierte la nueva infraestructura en escaparate de su pujanza tecnológica y económica y muestra su voluntad de consolidarse como potencia.

    Tensión: Pekín controla las existencias de 17 minerales imprescindibles para fabricar alta tecnología y de los que depende EE UU.

    Protagonistas: La emergente clase media china opta por apretarse el cinturón en lugar de consumir a espuertas y cuestiona el protagonismo del consumo como nuevo motor económico del gigante asiático.

    Reformas: El príncipe heredero Naruhito se convertirá este mayo en emperador del país asiático, convertido en una potencia con una población envejecida y necesitado de profundos cambios estructurales para dinamizar su economía.