Los ayuntamientos retoman el control