Portugal pone freno a la austeridad