Madrid se abre a la economía social

  • Impulso: El sector emerge gracias a la creación de nuevas empresas y al apoyo político y financiero del Ayuntamiento de la capital

    Reunión de participantes del programa MARES. FOTO: Ayuntamiento de Madrid

    Madrid parece haberse puesto las pilas en lo que se refiere a la economía social y solidaria. Históricamente a remolque de comunidades como Andalucía, Catalunya y País Vasco, el sector vive un momento de auge en la capital gracias a la creación de nuevas empresas y al apoyo político, logístico y financiero del Ayuntamiento que preside Manuela Carmena, de Ahora Madrid.

    Fernando Sabín, miembro de la Red de Redes de Economía Solidaria (REAS), confirma que la economía social madrileña ha emprendido un proceso de crecimiento tras sobrevivir a varias décadas difíciles, pero subraya que es aún “incipiente” y que por ello no conviene lanzar las campanas al vuelo. “Estamos empezando a sacar la cabeza”, afirma. 

    El movimiento 15M, del que ahora se cumplen seis años, ha sido clave en el impulso a la economía solidaria en Madrid, según Sabín, por “el cuestionamiento del modelo económico dominante que entonces comenzó a hacer un sector de la población y la consiguiente búsqueda de otras formas de hacer economía”. 

    En todo el proceso está desempeñando un papel fundamental el Ayuntamiento de Madrid, que ha puesto en marcha en los últimos meses una batería de medidas para fomentar la creación de empresas y de puestos de trabajo en el sector. El Consistorio dio a luz en julio pasado al Consejo de la Economía Social y Solidaria, en el que están representados el Ministerio de Economía, el Gobierno de la Comunidad de Madrid, las universidades Complutense y Carlos III, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos, REAS, la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN), la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) y representantes de sociedades laborales y cooperativas.

    Carlos Sánchez Mato, concejal de Economía y Hacienda, explica que la promoción de la economía social y solidaria es “uno de los ejes políticos” del gobierno local porque “pone a las personas por delante del beneficio económico consustancial al sistema capitalista”. Según Sánchez Mato, las iniciativas de economía solidaria crean un empleo de mayor calidad que otro tipo de empresas, como lo demuestra el hecho de que el 75% de sus trabajadores tienen contratos indefinidos. “Cuando vienen mal dadas, la economía solidaria funciona como colchón”, apunta el concejal. “No responde igual una cooperativa a una situación de tensión contable que una sociedad anónima o una sociedad limitada”.

    El tejido empresarial de la economía social y solidaria de Madrid está integrado en su mayor parte por microempresas de menos de cinco trabajadores. “Hablamos de un sector incipiente y centrado en el sector servicios que no puede compararse con la fuerza industrial que tiene en Euskadi y Catalunya o con la tradición del cooperativismo agrícola en algunas zonas rurales”, afirma Fernando Sabín.  El Ayuntamiento y los representantes del sector calculan que su peso en el PIB y el empleo de la ciudad oscila entre el 1% y el 2%. En toda la Comunidad de Madrid existen 1.112 sociedades laborales y 795 cooperativas.

    Una pieza fundamental del apoyo institucional a la economía social es el acuerdo firmado por el Ayuntamiento y REAS en octubre pasado. Entre otras acciones, el pacto preveía la organización conjunta del primer Congreso Madrileño de Economía Social y Solidaria, celebrado en marzo con una nutrida participación, y de la IV Feria de Economía Solidaria, prevista para después del verano.

     

    EN LOS BARRIOS

    Dos proyectos piloto han acercado la iniciativa municipal a los ciudadanos. Son las oficinas abiertas en los distritos de Centro y Villaverde, donde se proporciona información a las personas interesadas y se imparten talleres de formación. En ambos barrios se han celebrado este año ferias para promocionar la economía solidaria y animar a los vecinos al consumo responsable. 

    Ambas oficinas forman parte de una iniciativa más ambiciosa, bautizada como MARES, entre cuyos objetivos figura la creación de 1.000 empleos y fomentar el desarrollo sostenible en cuatro distritos durante los próximos tres años. Cada distrito estará especializado en un sector: Vallecas en movilidad, Villaverde en alimentación, Vicálvaro en reciclaje y Centro en energía. Los cuidados serán el eje transversal de esos cuatro sectores.

    El 15M llevó a mucha gente a replantearse el modelo dominante

    El Consistorio fomenta la participación de los vecinos

    Entidades financieras ofrecen préstamos en buenas condiciones

    MARES es una de las 18 propuestas seleccionadas entre más de 300 que se presentaron a la convocatoria Urban Innovative Actions de la Comisión Europea, que financia el plan con 4,8 millones de euros. El Ayuntamiento ha sumado a la iniciativa ocho socios ligados a la economía social y solidaria: Acción contra el Hambre, la Agencia para el Empleo, Dinamia, Ecooo, Estudio Sic, Tangente, Todo por la Praxis y Vivero de Iniciativas Ciudadanas. 

    Todas estas iniciativas forman parte del Plan Estratégico de la Economía Social y Solidaria que el Ayuntamiento está ultimando con la colaboración de otras administraciones públicas, empresas privadas, y las principales entidades del sector. 

    Por primera vez en su historia, el gobierno local ha decidido subvencionar a entidades de economía solidaria. Con el objetivo de facilitar la capitalización de las empresas y mejorar su liquidez, se han presupuestado 1,5 millones de euros para los ejercicios 2016, 2017 y 2018. El consistorio subvenciona las aportaciones al capital social de cooperativas y sociedades laborales efectuadas por socios con capital propio o mediante préstamos. Las ayudas cubren hasta el 50% de la aportación o ampliación de capital solicitada, con un máximo de 4.000 euros por socio y 70.000 por entidad. 

     

    CARRERA DE FONDO

    Un convenio firmado por el Ayuntamiento con cinco entidades financieras (Coop57,  Elkargi, Fiare Banca Etica, Laboral Kutxa y Triodos Bank)  facilitará el acceso a financiación de la economía social de la ciudad. Las condiciones de los préstamos son muy ventajosas: el importe mínimo a conceder es de 3.000 euros, el período de amortización oscila entre tres y seis años, con un interés de euríbor + 3,5% sin carencia. 

    Aunque con menos entusiasmo que el Ayuntamiento, el Gobierno de la Comunidad de Madrid también ha puesto su grano de arena en la promoción de la economía social y solidaria. Además de subvencionar varios proyectos desde hace varios años  y de haber desbloqueado fondos destinados a empresas cooperativas, el Ejecutivo presidido por Cristina Cifuentes (PP) ha abierto un diálogo sobre dos cuestiones clave para el sector: la reforma de la ley de cooperativas y la incorporación de cláusulas sociales a la contratación pública.

    Fernando Sabín afirma que el sector da la bienvenida a todo el apoyo institucional, pero puntualiza que no es la parte más importante y que estamos ante una carrera de larga distancia. “La economía social no crece de un día para otro o a base de decretos”, sostiene el miembro de REAS. “Hay que regarlo y ayudarle a crecer poco a poco”.

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación
    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.