La caída de los salarios dispara la desigualdad

  • 3 Noviembre, 2016

    Un informe de Oxfam Intermón denuncia el aumento de la brecha entre ricos y pobres desde el inicio de la crisis. España es el cuarto país de Europa con mayores diferencias de renta

    La brecha entre los más ricos y más pobres sigue ensanchándose. Un informe presentado el jueves por Oxfam Intermón muestra que la crisis no ha castigado a todos por igual: si el 10% más rico de la población española disfrutaba de una renta 10 veces superior a la del 10% más pobre en el año 2006, la diferencia se agrandó hasta las 15 veces en 2015. España es, según el estudio, el cuarto país de Europa con mayor desigualdad de renta, sólo por detrás de Irlanda, Serbia y Reino Unido. Más de 13,2 millones de ciudadanos españoles están en riesgo de pobreza y exclusión.

    Oxfam Intermón apunta a la caída de los salarios como principal explicación del fenómeno. Los niveles de desigualdad salarial en España, señala la ONG, son mucho más altos que en países como Italia, Grecia, Noruega, Bélgica o Francia, por poner algunos ejemplos. “La crisis económica ha provocado un contexto general de devaluación salarial, donde el salario medio ha caído un 6,1% entre 2008 y 2014”, dice el informe. Pero la bajada de las retribuciones no ha sido igual para todos los españoles: mientras los salarios del 10% de la población que cobra menos cayeron cerca del 28% entre 2008 y 2014, los salarios más altos aumentaron en el mismo periodo de tiempo.

    Este incremento de la brecha salarial ha perjudicado especialmente a los colectivos más vulnerables, como las mujeres -que ganan un 18,8% menos que los hombres-, y los más jóvenes. Un 21% de trabajadores menores de 24 años está en riesgo de pobreza y exclusión.  En España, tener un trabajo ya no asegura cubrir las necesidades más básicas. La situación es peor en el caso de las mujeres: el porcentaje de trabajadoras pobres en España sólo es superado en la UE por el registrado en Rumanía.

    El informe de Oxfam Intermón, titulado ‘Bajan los salarios, crece la desigualdad’, analiza a fondo la relación entre las diferencias salariales y la desigualdad tanto en países ricos como en desarrollo. Entre los muchos factores que ayudan a explicar la tendencia, sus autores destacan uno por encima de los demás: el mercado laboral, pues los salarios son un componente esencial de la renta de los hogares tanto en los países desarrollados (un 70% en Europa, un 80% en EE UU) como en los emergentes o en desarrollo (entre un 30% de Vietnam y un 70% de Indonesia).

    La desigualdad salarial en los países desarrollados es clara. Mientras que las retribuciones más bajas han caído en muchos países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) desde 1990, los salarios del 1% que más gana han aumentado casi un 20%, señala el informe.

    A nivel global, los salarios de las mujeres son los mismos que tenían los hombres hace 10 años. De seguir a este ritmo, opina Intermón Oxfam, hasta 2133 no se conseguirá cerrar la brecha entre ambos sexos. En España, los datos señalan que la mujer tiene que trabajar 50 días más que el hombre para conseguir el mismo salario. 

    “La desigualdad salarial se puede combatir aumentando el salario mínimo legal de los trabajadores, consiguiendo un salario digno para cubrir sus derechos y necesidades básicas, para que la recuperación económica llegue también a las familias, se fomente el consumo y la demanda”, afirma Lara Contreras, responsable del área de Contenidos e Incidencia de Oxfam Intermón.

    Para reducir la desigualdad, la ONG reclama al nuevo Gobierno español, al Parlamento y a las Administraciones autonómicas y locales un aumento progresivo del salario mínimo interprofesional durante la legislatura, hasta alcanzar los 1.000 euros netos mensuales en 2020 (actualmente es de 764 euros en 12 pagas). “El incremento del SMI es uno de los compromisos que adquirieron por unanimidad en el Congreso todos los grupos parlamentarios en la pasada Legislatura de sólo cuatro meses, incluido el PP”, sostiene Contreras. “Por tanto, esperamos que este compromiso sea una de las primeras medidas de este nuevo Gobierno y del Parlamento”.

    Intermón Oxfam subraya que apenas 1.000 euros separan el actual salario mínimo en España (9.080,40 euros brutos anuales) de la línea de pobreza para hogares formados por una sola persona (8.011 euros, según la Encuesta de Condiciones de Vida de 2015). El incremento a 1.000 euros mensuales, afirma la ONG, permitiría cumplir con la recomendación de la Unión Europea de que el SMI equivalga al 60% del salario medio. Entre otras recomendaciones para paliar la desigualdad, Oxfam Intermón solicita regular por ley una escala salarial en torno a 1:10, así como asegurar que las Administraciones Públicas promuevan contrataciones de empresas cuyas diferencias salariales estén en esta escala.   

    Las diferencias en la retribución de los directivos de las empresas y el resto de la plantilla son, a juicio de la organización, “escandalosas”. En España, un trabajador medio tiene que trabajar 25 años para ganar lo mismo que la alta dirección de su empresa si ésta cotiza en el Ibex 35. Los máximos directivos de estas compañías ganan de media 96 veces más que sus empleados, y el directivo medio, 13 veces más.

    El informe completo puede consultarse en: http://www.oxfamintermon.org/es/que-hacemos/proyectos/desigualdad/salarios

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.