¿Un suplicio para Alcatel-Lucent?