Aligerar la ‘mochila’ del despido