Ariadna Trillas

  • Ex responsable de Economía de El País Catalunya y ex directora adjunta del diario Ara

  • Publicaciones del autor

    Trayectos: España va por detrás de otros países como Holanda, Francia, Italia y Reino Unido en la implicación de las empresas en la cultura de la movilidad sostenible.

    La cooperativa crea una licencia para ceder a entes sin afán de lucro datos anonimizados con resultados en abierto.

    Mercado: El auge de plataformas digitales impulsa toda una industria de servicios para trabajadores cuyas necesidades dejan de cubrir las empresas.

    Objetivo: Los defensores de una renta universal la conciben contra la pobreza, no para crear empleo.

    Los bancos centrales, y especialmente el de Rusia, están haciendo acopio de oro, un síntoma de las tensiones geopolíticas y de los riesgos económicos del momento.

    Un centenar de organizaciones trabajan en normas contables que midan el valor aportado a la sociedad.

    Polarización: Aumenta la proporción de directivos y cuadros y, a la vez, la de trabajos menos cualificados.

    Decreto: La normativa del Gobierno, rechazada por Podemos, no resolvía la falta de oferta ni los abusos en precios, pero daba mayor estabilidad y seguridad a los inquilinos.

    La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) propone calcular la cuantía de las pensiones sobre lo cotizado en los últimos 35 años. El Gobierno lo ve "razonable".

    Asignatura pendiente: La igualdad de oportunidades  y la política salarial necesitan mejorar en las empresas, según el Barómetro del Factor Humano.

    Incertidumbre: Autonomías y Ayuntamientos ya pueden regular también el servicio de las VTC, pero hasta 2022 no podrán decidir su alcance.

    Impulso: Las cooperativas de personas que se juntan para poder acceder a un piso mediante la cesión de uso se expanden y pasan de los proyectos a las llaves.

    Tal vez, quizá, nuestras hijas leerán este extra de aquí a 50 años y no se lo puedan creer. Con suerte, dirán: “¿De verdad que la situación de las mujeres en 2018 era esa? Algunas de las reivindicaciones de la economía feminista parecen tan de cajón que no se entiende que hoy, en pleno siglo XXI, cuando se han conquistado tantos derechos, las políticas vayan tan rezagadas en tantos temas.

    Cuanto más dura la recuperación económica, más se cronifica el paro. Sin embargo, la desprotección ha aumentado. Hace falta revisar todo el sistema. 

    Impulso: Vía libre al autoconsumo. Esto supone generar, almacenar y consumir energía limpia y barata sin pagar recargos, aunque la sobrante se vuelque a la red.

    Potser, vés a saber, les nostres filles llegiran aquest extra d’aquí 50 anys i no s’ho podran creure. Amb sort, diran: De veritat que la situació de les dones al 2018 era aquesta? Algunes de les reivindicacions de l’economia feminista semblen tan elementals que no s’entén que avui, en ple segle XXI, quan s’han aconseguit tantes coses les polítiques vagin encara tan a remolc en aquests temes.

    Tal vez, quizá, nuestras hijas leerán este extra de aquí a 50 años y no se lo puedan creer. Con suerte, dirán: “¿De verdad que la situación de las mujeres en 2018 era esa? Algunas de las reivindicaciones de la economía feminista parecen tan de cajón que no se entiende que hoy, en pleno siglo XXI, cuando se han conquistado tantos derechos, las políticas vayan tan rezagadas en tantos temas.

    Cesión: Las pensiones subirán en línea con los precios en 2018 y 2019, pero la suspensión de la reforma de 2013 no garantiza el poder adquisitivo en el futuro. La desconfianza cala en el Pacto de Toledo, que había acariciado un acuerdo.

    Gobernar un país no es gestionar una empresa, pero huelga decir que no todas las empresas son iguales. La economía social puede servir de inspiración. Su reto: dar el salto de la mano de las economías feministas o la economía circular.

    Estigma: Insercoop cumple 20 años combatiendo las lógicas clasificatorias que atrapan a las personas con más obstáculos para acceder al mercado laboral.

    Páginas