¿Adiós a la banca pública en España?