Agricultura

  • La transición energética obliga a realizar una apuesta seria por la agricultura ecológica, con una reducción drástica de pesticidas y plaguicidas, por el ahorro de agua en el riego, así como por la ganadería intensiva.

    La  ganadería intensiva supone problemas medioambientales y sociales: es una forma de crianza en la que los animales se crían con alimentos enriquecidos en espacios cercados, habitualmente con luz y temperaturas logradas de forma artificial, para acelerar la producción en el menor tiempo posible.

    España es el país europeo donde más se utilizan los pesticidas en la agricultura: 1,65 kilo por persona de estas sustancias químicas con que se rocían las siembras para prevenir eventuales brotes de insectos o parásitos que las destruyan. Desde el año 2011, su uso se ha venido incrementando un 5% anual, según la estimación de Ecologistas en Acción.

    Suena bien, pero es cierto que la mayoría de personas, ni en el campo ni mucho menos en la ciudad, no dispone de un pedazo de tierra donde cultivar frutas y verduras de las que alimentarse. La economía colaborativa está llena de iniciativas en las que los ciudadanos que quieran ceder (...)

    Guatemala: La Organización no Gubernamental (ONG) Rainforest Alliance se alía con las multinacionales para certificar producciones agrícolas sostenibles. A cambio, debe pagarse el precio de asumir ciertos compromisos.

    Que una fruta sea sabrosa no siempre es garantía de que se ha producido respetando al máximo el medio ambiente. La agricultura ecológica conlleva requisitos estrictos que tienen que ver con la calidad del producto, pero también con el uso responsable del agua, la energía y la tierra en todo el proceso de producción. El sello de producción ecológico , regulado por la Unión Europea desde 2009, recibe un interés creciente en España, aunque el consumo suele tener aún el escollo de los precios más altos.

    Páginas