aparatos electrónicos

  • El español medio cambia de teléfono móvil cada 18 meses, lo que significa que todos los años se desechan unos 20 millones de aparatos.  La inmensa mayoría de ellos funciona sin problemas y podrían utilizarse durante mucho más tiempo, pero el gusto por la novedad y las campañas de marketing de las grandes marcas acaban imponiendo su ley.

    Los ordenadores no son precisamente productos respetuosos con el medio ambiente. Consumen mucha energía, contienen materiales tóxicos y su precio de segunda mano suele ser escaso. Lo bueno es que pueden reciclarse junto a sus accessorios más habituales, entre ellos los cartuchos de tinta o las baterías. Usarlos de manera responsable es fácil si se siguen las recomendaciones de los expertos.