24. La incesante caída del crédito