35. La pesada factura de la deuda