42. El paro, la peor secuela de la crisis