52. Golpe para el bolsillo y el empleo