69. Los más pobres, los que más pierden