9 y 10. Bancos y empresas, locomotores de deuda