Comparte
Pertenece a la revista
Febrero 2014 / 1

Saltarse al oligopolio energético no es fácil, pero existen muchas posibilidades mediante un creciente abanico de empresas y cooperativas que aportan exclusivamente energía verde. El cambio no encarece la factura, pero exige una toma de conciencia previa y una voluntad de contribuir a variar la situación, lo cual ayuda a explicar el auge de algunas iniciativas que convierten al consumidor en socio de la empresa. En cambio, el autoconsumo se ve ahora muy perjudicado por los nuevos peajes.

Si no te gusta el modelo energético actual, puedes ayudar a cambiarlo. Eso pasa por apostar por las energías verdes, aunque la reforma eléctrica del Gobierno penaliza tanto a los productores de energía limpia (quita las primas a las renovables con carácter retroactivo y carga un impuesto al autoconsumo de quien no quiere usar la Red) que será necesario más que determinación y buenas palabras por parte de los consumidores para lograr cambios.

En el mundo cooperativo existen varias iniciativas, y sonadas, de entidades que, además de producir kilovatios a partir del viento, el sol, el agua, el mar, la biomasa o el calor geotérmico, en esencia la compran en el mercado (con el correspondiente certificado oficial de su origen verde) para luego venderla a su red de socios miembros.

A menudo comercializan la electricidad más barata que las empresas convencionales; pero esa no es la cuestión, sino que se trata de crear una plataforma activa de consumidores que, con su apuesta firme por las energías renovables, ayude a un cambio de modelo energético por la vía de la demanda, y que lo haga, además, desde una empresa más participativa y democrática que les permita ser socios.

Estas iniciativas suelen surgir arraigadas en comunidades locales, puesto que se promueve, en paralelo, la producción y el consumo de proximidad. Así, los casos más consolidados son GoiEner, que opera en Euskadi, y la andaluza Zencer, que pese a ser pionera como cooperativa de consumidores y usuarios en Andalucía, puede también suministrar a toda España. Ahí está un conglomerado de cooperativas con más de 80 años de historia, Enercoop (cooperativa eléctrica de San Francisco de Asís).

La más extendida es, sin embargo, SomEnergia. La catalana es la mayor cooperativa que produce y consume energías limpias en España, y en sus casi cuatro años de vida ha crecido como la espuma. El quid de formar parte de ella es ser socio y participar en las asambleas y tomas de decisiones, para lo que basta aportar 100 euros (cuantía similar a la de otras cooperativas consultadas).

Fuera del ámbito cooperativo, las empresas que comercializan energía, o bien desarrollan filiales especializadas en vender energía verde (Nexus Renovables, de Nexus, por ejemplo), o bien se dedican en exclusiva a las renovables. Es el caso de Holaluz.com, una compañía independiente que opera exclusivamente online y que comercializa energías limpias. Esta compañía se hizo con la primera subasta eléctrica planteada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), a la cual, pese a los llamamientos de la OCU, no se presentaron los pesos pesados del sector.

Vinculada a la asociación de productores de energías renovables, la APPA, existe Gesternova, que comercializa igualmente este tipo de energía.

Como en el resto de casos, es posible comparar tarifas en su web en función de la potencia contratada y el consumo, ajustables a distintos perfiles de usuarios.


BARRERAS AL AUTOCONSUMO

Una vía alternativa al sistema eléctrico imperante para ahorrar energía y emplear energía limpia —que estaba iniciándose, que aún está en pañales, y que difícilmente pasará de ahí después de las barreras que le ha puesto el Gobierno, en este caso de acuerdo con el sector energético— es la del autoconsumo. Consiste en que los propios hogares, esencialmente mediante placas solares, puedan producir electricidad. En principio, dicha electricidad debería bastar para su propio consumo, aunque la idea sería que, si sobra energía, se pueda verter al sistema.

Sin embargo, después de un largo tiempo de espera para la regulación de esta actividad, cuando por fin ha llegado, el “peaje de respaldo” que se obligará a pagar a los hogares que lo hagan, neutraliza cualquier rentabilidad de la inversión inicial.

En la práctica, se obliga a los hogares a pagar por el acceso a la red (como cualquier empresa generadora), aunque dicho acceso solo tenga lugar de forma esporádica o parcial (cuando no brille el sol, por ejemplo, a modo de respaldo permanente, o cuando se vierta energía sobrante a la red). Es decir, que paga igual que si la utilizara todo el tiempo. 

Un autoconsumo generalizado sería el gran golpe al negocio de las eléctricas (y lo cierto es que también lo sería para las arcas tributarias del Estado).

ENTIDADES

GOIENER

www.goiener.com

Teléfono: 943 088 444

ZENCER

www.zencer.es

Teléfono: 951 204 203

SOM ENERGIA

www.somenergia.coop

Teléfono: 972 183 386

GESTERNOVA

www.gesternova.com

Teléfono: 900 373 105

ENERCOOP

http://coopsanfrancisco.ecsocial.com/

Teléfono: 965 400 862

NEXUS

www.nexusenergia.com/

Teléfono: 932 993 332

HOLALUZ

www.holaluz.com

Email: hola@holaluz.com