Cuba, sin Fidel pero con Trump