El alto riesgo de la vuelta a la ‘titulización’