El Brexit tropieza en la frontera irlandesa