El modelo sueco opone resistencia