Europa, puesta a prueba

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Diciembre 2016

    Emergencia: La actitud de Turquía y un nuevo flujo de migrantes desde el norte de África amenazan con agravar la crisis de los refugiados.

    Emigrantes en la isla griega de Lesbos FOTO:  Lutsenko Alexander

    El pasado 19 de septiembre, tras la derrota que sufrió su partido (CDU) en una votación en Berlín, Angela Merkel confesó a sus compatriotas: “Si pudiera, retrocedería en el tiempo para estar mejor preparada para enfrentarme a la situación de los migrantes de 2015, porque nosotros no estábamos bien preparados”. La canciller podría haber ampliado ese “nosotros” a toda la Unión Europea. A comienzos de 2015, cuando el número de exiliados sirios no dejaba de aumentar en Turquía, Líbano y Jordania (500.000 en enero de 2013 y 3,7 millones dos años más tarde), los Estados europeos se empeñaban en seguir pensando que el conflicto terminaría pronto, y que, a falta de algo mejor, los exiliados permanecerían en los países donde se habían refugiado.

    Pero el...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.