La frontera se tragó a tres periodistas