La izquierda rompe el tabú en México