Paraguay, la fiebre del ‘oro verde’