¿Quién ganará en Brasil? Los bancos