“No es economía, es ideología”