El mercado inmobiliario recobra el pulso