¿Un nuevo ‘milagro’ en el empleo?